Nuestro Padre Jes√ļs Cautivo, m√°s conocido como “El cautivo de San Pedro”, es una de las im√°genes crist√≠feras m√°s devocionales de Nuestra ciudad.

El inicio de la gran  devoci√≥n a esta imagen, se remonta a los a√Īos posteriores a la Guerra civil espa√Īola, pues, tras quedar derruidas la mayor√≠a de iglesias e  im√°genes de nuestra ciudad, el p√°rroco de San Pedro, Don Julio Guzm√°n, se propone recuperar la devoci√≥n perdida hacia Dios a trav√©s de las im√°genes, reponiendo as√≠, el culto en la Parroquia Mayor del Barrio Alto de Huelva , una de las m√°s perjudicadas de las iglesias de nuestra ciudad.

De este modo en 1940 encargar√≠a a Jos√© Bid√≥n la talla de un Cristo Cautivo para la parroquia, firmando el contrato de la realizaci√≥n de la talla el mismo p√°rroco y su coadjutor Jos√© Mu√Īoz.

Desde 1940, a√Īo en el que llega a Huelva, se forma en torno al Cautivo, una gran devoci√≥n que traspasaba la frontera de la propia capital, ya que son cientos las personas que cada a√Īo se acercaban y hoy d√≠a se acercan a su besapi√© desde la provincia para poder contemplarlo.

Los primeros viernes de marzo, d√≠a de su onom√°stica y en la que el se√Īor se encuentra en besapi√©,  podemos ver colas de fieles que llegan hasta la plaza de San Pedro e incluso pasan por la Sacrist√≠a de dicho templo. De hecho, gracias a esta gran devoci√≥n se propone hacer este besapi√©  incluso se le encarga un retablo para √©l.

El besapi√© se mantiene durante todo el mes de marzo y durante la Semana Santa se  expone en el altar de la patrona de Huelva, justo en las puertas de la Sacrist√≠a de la Mayor de San Pedro.  Gracias a su grupo parroquial se recuperan los cultos del se√Īor as√≠ como su triduo. Adem√°s, desde 2010, cada cuaresma se lleva a cabo un solemne Via + Crucis por las calles de la feligres√≠a de la parroquia.

Como datos de inter√©s, este cautivo procesion√≥ el 6 de marzo de 1949, promovido por la archidi√≥cesis. Tambi√©n, se cuenta que esta imagen es una retalla del romano del desaparecido misterio del  traslado al sepulcro de la Hdad. del Santo Entierro. Podemos, desde aqu√≠ asegurar que es simplemente una leyenda popular, ya que este romano se encontraba en el campanario de San Pedro y fue quemado en los tristes sucesos de la Guerra Civil.

Booking.com